San Josemaría Escrivá
Para hablar con Dios

"La fiesta de la paz"

Etiquetas: Lucha ascética, Paz, Semana Santa
"Como toda fiesta cristiana, ésta que celebramos es especialmente una fiesta de paz (...) Pero miremos también el mundo: ¿por qué no hay paz en la tierra?". Homilía pronunciada por san Josemaría, 4-04-1971, Domingo de Ramos.
Leer la homilía completa, en pdf

La lucha interior
Como toda fiesta cristiana, ésta que celebramos es especialmente una fiesta de paz. Los ramos, con su antiguo simbolismo, evocan aquella escena del Génesis: esperó Noé otros siete días y, al cabo de ellos, soltó otra vez la paloma, que volvió a él a la tarde, trayendo en el pico una ramita verde de olivo. Conoció, por esto, Noé que las aguas no cubrían ya la tierra. Ahora recordamos que la alianza entre Dios y su pueblo es confirmada y establecida en Cristo, porque El es nuestra paz. En esa maravillosa unidad y recapitulación de lo viejo en lo nuevo, que caracteriza la liturgia de nuestra Santa Iglesia Católica, leemos en el día de hoy estas palabras de profunda alegría: los hijos de los hebreos, llevando ramos de olivo salieron al encuentro del Señor, clamando y diciendo: Gloria en las alturas.

La aclamación a Jesucristo se enlaza en nuestra alma con la que saludó su nacimiento en Belén. Mientras Jesús pasaba, cuenta San Lucas, las gentes tendían sus vestidos por el camino. Y estando ya cercano a la bajada del monte de los Olivos, los discípulos en gran número, transportados de gozo, comenzaron a alabar a Dios en alta voz por todos los prodigios que habían visto: bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor, paz en el cielo y gloria en las alturas.

Paz en la tierra
"Pax in coelo", paz en el cielo. Pero miremos también el mundo: ¿por qué no hay paz en la tierra? No; no hay paz; hay sólo apariencia de paz, equilibrio de miedo, compromisos precarios. No hay paz tampoco en la Iglesia, surcada por tensiones que desgarran la blanca túnica de la Esposa de Cristo. No hay paz en muchos corazones, que intentan vanamente compensar la intranquilidad del alma con el ajetreo continuo, con la pequeña satisfacción de bienes que no sacian, porque dejan siempre el amargo regusto de la tristeza.

Leer la homilía completa, en pdf



Documentos relacionados

Vídeo

Como el hijo pródigo

San Josemaría dice que "el amor hace grande todo lo pequeño", durante una reunión en Pamplona, 1972.

Vídeo

¿Cuál es la última batalla?

En una ocasión, preguntaron a san Josemaría por qué estaba insistiendo en "ganar la última batalla". ¿Qué quería decir con esa frase?

Vídeo

El Papa celebra el Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro

La primera ceremonia de la Semana Santa de este año comenzó con la tradicional procesión de las palmas. Una celebración marcadamente universal porque participan miles de jóvenes de todo el mundo. El Papa aprovechó para invitarlos a participar en la Jornada Mundial de la Juventud, la de Madrid del próximo 18 de agosto.

Vídeo

Con los brazos abiertos a todos

En un contexto en el que se hablaba de luchas sociales, san Josemaría explica -con fuerza- que un cristiano ha de estar abierto a todos.

Vídeo

El Papa Francisco a los refugiados: No dejéis que os roben la esperanza y la alegría de vivir

Vídeo (Rome Reports). El Ángelus del domingo estuvo marcado por la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. Hasta el Vaticano peregrinaron miles de ellos para pasar por la Puerta Santa con la famosa cruz de Lampedusa entre sus manos. Una cruz construida con las maderas de las pobrísimas embarcaciones que llegaron hasta las costas italianas cargadas de refugiados. A ellos el Papa dirigió palabras de ánimo.

Etiquetas en San Josemaría Escrivá